12 sept. 2009

LA RESISTENCIA IMPOSIBLE


Los combates prosiguen al día siguiente, monótonos e implacables. Los nacionales concentran su artillería en la zona del Mazuco, y en cuanto las nieblas se despejan, desde el cercano campo de Llanes los “ Dornier 17 “ de la “ Legión Condor “ descargan sus bombas con regularidad. Las bombas incendiarias, un precedente del napalm, queman la vegetación, las rocas y los hombres. Para evitar bombardeos sobre sus propias filas los nacionales señalaban sus líneas avanzadas con paneles y banderas, por lo que los republicanos solían avanzar lo más posible hacía esas señales para protegerse de las bombas. Una y otra vez se repetía el mismo espectáculo sangriento. Después de los cañonazos de la artillería y de las bombas y ametrallamiento de los aviones las fuerzas navarras saltaban de sus parapetos para ser segadas por las ametralladoras de los republicanos. Tras un breve forcejeo los navarros volvían a sus líneas y de nuevo empezaban a tronar los cañones.

Toneladas y toneladas de explosivos machacaban la zona, pero cuando parecía que nada vivo debía quedar en la zona volvía a escucharse el tableteo de las ametralladoras republicanas y se frenaba el avance nacional.

El Mazuco (La defensa imposible)

Juan Antonio de Blas ("La guerra civil en Asturias" Ed. Silverio Cañada)


No hay comentarios:

Publicar un comentario